Llamada gratuita 900 102 722 / Email info@vabogados.com

Abierto, cerrado u ológrafo. ¿Qué tipo de testamento me conviene hacer?

Abierto, cerrado u ológrafo. ¿Qué tipo de testamento me conviene hacer?

Conocer las distintas modalidades existentes para otorgar testamento puede llegar a evitar futuros problemas legales

Existen tres opciones diferentes en el momento de hacer testamento; abierto, cerrado y ológrafo. Si bien las tres tienen como objetivo establecer las últimas voluntades de quien lo otorga, cada una de ellas tiene unas particularidades que conviene conocer para cumplir los preceptos legales y evitar problemas futuros.

En este artículo les acercamos las características principales de los tres tipos de testamentos más extendidos; abierto, cerrado y ológrafo:

El abierto es el testamento más común por su rapidez y sencillez, al requerir únicamente la presencia de un notario que recoja la voluntad del testador oralmente o por escrito. Al hacerlo ante notario, se evitan imprecisiones o problemas de interpretación, asegurando ajustar las decisiones a la legalidad.

El abierto es un testamento que nunca podrá perderse ni ser destruido, porque será el notario quien lo tenga en su poder garantizando su guarda y custodia. De darse el caso de que una vez fallecido el testador, el testamento se declarase nulo por no cumplir con las formalidades establecidas, el notario que lo autorizase sería el responsable de los años y perjuicios producidos.

Tipos de testamento

Conviene conocer las características de los tipos de testamento que podemos hacer.
Fuente; Wikipedia.org

En el caso de decidirse por el testamento cerrado, el testador, sin la necesidad de dar a conocer su última voluntad, declara que éste se encuentra en un pliego que entrega al notario. El testamento se introducirá en un sobre de manera que no pueda extraerse del mismo sin romperlo, y quedará depositado ante notario, que levantará el acta de otorgamiento en el mismo envoltorio que lo contenga. Una vez autorizado, el testador puede conservar el testamento, entregarlo a una tercera persona para su custodia o depositarlo en los archivos notariales.

El notario, o la persona que tenga en su poder el testamento cerrado deberá ponerlo en conocimiento del juez en un plazo máximo de diez días desde el fallecimiento del testador, y en el hipotético caso de que se oculte o destruya, el culpable (en caso de ser heredero legatario o legítimo), perderá todo derecho sobre la herencia.

Tipos de testamento

Hacer testamento es un trámite sencillo, ágil y barato.
Fuente; flickr.com

El testamento ológrafo es el que el testador escribe por sí mismo. Aunque a priori parezca el más sencillo de realizar, el testamento ológrafo, no siempre es el más eficaz al existir el riesgo de desaparecer, o de que los herederos que puedan verse perjudicados en el reparto de los bienes del fallecido lo destruyan. Además, corre el riesgo de ser impugnado si no cumple con las disposiciones legales o si su autenticidad es dudosa.

En el momento de hacer testamento ológrafo es muy importante conocer los requisitos que darán validez al documento. Sólo los mayores de edad pueden realizarlo. Para que tenga validez, ha de estar escrito de puño y letra por el testador, que deberá además firmarlo e incluir la fecha. Sin ella, el testamento dejaría de tener efectividad.

Cualquier papel es válido para redactar el testamento ológrafo pero eso sí, una vez redactado, el testador tiene la libertad de guardarlo en secreto (en un lugar donde pueda encontrarse tras su fallecimiento), o bien indicarle a uno de sus allegados dónde se encuentra. No obstante, el documento no tendrá efecto mientras no sea convalidado por un juez.

Para que tenga efectos es necesario protocolizar el testamento y para ello debe presentarse el documento ante el juez en un plazo de como mucho cinco años. En caso de superarse, éste ya no tendría validez. Si se da el caso de que el fallecido dejó el documento a cargo de una persona, ésta tiene la obligación de presentarlo en el juzgado en un plazo máximo de diez días desde el fallecimiento.

Vistas las particularidades de los tipos de testamentos existentes, decidir cuál es el idóneo es muy importante para evitar futuros problemas entre los herederos. Para eso, contar con especialistas en derecho hereditario resulta fundamental. En V Abogados le ofrecemos el asesoramiento personalizado que necesita en materia hereditaria. Contáctenos sin compromiso en el teléfono gratuito 900 102 722.